Download Freewww.bigtheme.net/joomla Joomla Templates Responsive
Martes, 01 Enero 2019 17:27

En busca de un sueño lejos de casa

Escrito por

Por el AI OI Marcelo Mariano Hermida


Dicen que cuando uno tiene un sueño, tiene que aferrarse a él con todas sus fuerzas hasta conseguirlo y que cuando se consigue, el orgullo es incomparable, indescriptible.
Ese sueño te puede llevar por un camino que hay que recorrer, perseguir, buscar, pensar, reinventar, pero que además, si ese camino está lejos de casa las dudas pueden recorrerte el cuerpo, la mente. Pero si tienes ese fuego interno, esa confianza de que cada esfuerzo valdrá la pena, el camino comienza a recorrerse. Sin miedos.
Tomás Valentín Sosa, con 20 años, llegó a esa encrucijada. Donde el camino se divide y él tomó el difícil, el de los desafíos, saliendo del lugar de confort, en busca de algo más que ganar un torneo o subir el Ranking Internacional, perseguir el sueño de ser Gran Maestro, de surcar nuevos rumbos, de medirse con sus saberes y descubrir un nuevo mundo.
Hace unas semanas viajó rumbo a Barcelona, España para iniciar una “nueva” carrera ajedrecística y se instalará ahí, aunque le suene extraño decir que va a vivir en España:
“No es algo definitivo, pero quiero dedicarme a vivir de esto y considero que es una ayuda muy importante estar rodeado de oportunidades, torneos y jugadores. También además del componente ajedrecístico me gusta vivir experiencias nuevas y recorrer países, conocer culturas. Sumado a que la situación del país no ayuda, me decidí a probar un tiempo”.
La difícil tarea de saber dónde instalarse se pudo zanjar al tener un argentino viviendo en la ciudad, el puntano Gustavo Magallanes que le abrió la puerta de su casa, junto con el venezolano Jorge Samuel David Bobadillaque viajó con Tomás. “Gustavo es muy copado y me ayudó mucho”.
El sueño comienza y Tomás juega dos torneos rápidos con la victoria en uno y el segundo puesto en el otro, más el 12° lugar el fuerte torneo de Sitges, primer pensado que jugó. “comencé muy bien, acá la idea es empezar a dar algunas clases y financiarme mi carrera para ser Gran Maestro y progresar lo máximo que pueda, no depender tanto de los premios, porque es algo inestable, más adelante tengo la esperanza de poder dedicarme solo a jugar”. El Equipo Mollet que comanda Ramón Caro lo contrató para jugar la Liga de España, “en enero empieza la Liga, es el mismo equipo que está Leandro Krysa, estoy muy agradecido con Ramón Caro que es una gran persona y muy atento”. “Acá la Liga es como en Argentina, te contratan para jugar pero en mi caso me consiguen clases, por eso mi agradecimiento también con Krysa y Fernando Peralta que me van guiando en este camino, también viajar y estar acompañado con Miguel Angel Ruperez y Marcelo Alejandro Panelo es mucho más llevadero todo”.
La decisión de dejar el país tiene que ver con la madurez para afrontar un desafío, tenerlo calculado, como en sus mejores partidas, Argentina en Sudamérica posee muchos torneos de calidad, sin embargo la falta de más jugadores de Elite empieza a pesar en quien quiere progresar: “El ajedrez y su difusión en Argentina mejoró mucho y es muy bueno, pero creo que al ser siempre los mismos jugadores en los abiertos, se vuelve un juego algo repetitivo, si me pongo a pensar en la "élite" dentro de Argentina, ya jugué 10 veces con Alan Pichot, con Federico Perez Ponsa, con Diego Flores, con Sergio Slipak, con Ernesto Real de Azúa, con Diego Hernan Valerga, y eso se vuelve más tedioso y no me motiva para jugar. Sumado a esto, en Sudamérica hay muy buen nivel pero un Abierto normal de Argentina yo sería de los primeros preclasificados y probablemente uno de los candidatos a ganarlo, mientras que acá soy un jugador más, lo cual es bueno para crecer”.

El Abierto de Sitges fue el primer torneo pensado que pudo comprobar donde estaba parado y terminó 12° consiguiendo premio y además muy cerca de su segunda Norma de Gran Maestro: “tengo una norma de GM y casi consigo lograr una más, la clave fue en la partida de la novena ronda donde tenía mejor posición contra Romain Edouard, pero no pude mantenerla y luego me ganó muy bien. Pero siempre hay revancha”
En ese mismo torneo disputó 4 partidas con Grandes Maestros de más de 2600 y ganó 2 y perdió las otras 2: “Si bien es muy pronto para evaluarlo, no me parecieron ni más fuerte ni más débiles los 2600 que los jugadores que puedo enfrentar en Argentina, el tema es que al no conocerlos, o al enfrentarlos por primera vez, uno no los “respeta” tanto como a otros que ya se acostumbra a verlo ganar torneos en Argentina”.
Sobre la eterna discusión de si en Argentina hay futuro para “vivir” del ajedrez Tomás tiene su idea y no se olvida de los orígenes: “en mi país tengo la beca de FADA, clases con Salvador Alonso que también paga FADA, tuve contrato de un año con la Universidad de Tres de Febrero y mucha gente que me ha ayudado y nunca me he enterado. Tuve muchos profesores, desde Hector R. Villarreal como Leonardo Leonoff en los comienzos, pasando por el MF Hernán Perelman, MI Real de Azúa, GM Andrés Rodriguez, GM Salvador Alonso, estudio muchas veces con el MI Mario Nicolas Villanueva, he recibido apoyo de la intendencia de Hurlingham (lugar donde nació y vivió siempre) del Intendente Juan Zabaleta, en fin siempre he tenido suerte. Sí creo que se puede vivir en Argentina del Ajedrez, pero tenes que dar muchas clases y si la idea es progresar en tu juego, las dos cosas se tornan difícil.”
En este tipo de decisiones la familia es un apoyo casi incomparable, el sostén y fuerza para subirse al avión: “mi mamá ya sabía, era una idea que ya tenía en mente, aunque nunca definida, solo que esta vez le puse fecha y le pareció muy bien, me apoyó siempre, aunque se puso muy triste (yo también) pero es muy importante tener el apoyo de tus familiares y amigos y por suerte lo tuve por parte de todos ellos. Con mi mamá estoy hablando todos los días. Con mi papá la relación siempre fue algo más complicada, al principio no me apoyó con la decisión, más que nada porque pensaba que si en Argentina es difícil jugar y progresar, acá debería ser más aún. Prefería que sea GM en Argentina primero y luego decidir qué hacer. Pero después terminó entendiendo de que no es necesariamente así y que igualmente se puede progresar. Me apoyó también y eso es muy bueno”.

Unos ven pasar el tiempo y las posibilidades, otros piensan la mejor estrategia, de chico muchos dicen querer vivir del ajedrez, viajar por el mundo jugando, disfrutando, conociendo culturas, otros juegan poco y crean su fama en su país, pocos arriesgan, pocos toman un camino difícil, pero Tomás Sosa, con mucho por progresar aún, decidió hacer la jugada, no una simple jugada, tratando de que sea la mejor, esa que cuando finalice la partida se vea cumpliendo el sueño que fue a buscar, la de convertirse en Gran Maestro.

Modificado por última vez en Martes, 01 Enero 2019 17:33