Federación Argentina de Ajedrez

AJEDREZ Y CIENCIA: Juan D´Adamo, el científico guiado por los conceptos del ajedrez


Uno de los proyectos en el cual trabaja ayudará a los enfermos de COVID-19
Por Marcelo Maller

Desde su oficina-taller ubicada en la Facultad de Ingeniería, en San Telmo, Juan D’adamo es uno de los cientos de científicos argentinos que piensa y actúa para combatir el flagelo del Coronavirus. Como hace en cada uno de los proyectos que le ciencia le pone como desafío, este ingeniero mecánico recibido en la UBA que además tiene un doctorado en mecánica de los fluidos, le agrega a su trabajo conceptos y axiomas del ajedrez, juego que le enseñó su mamá a los 4 años y que en sus ratos libres desarrolla en el Club de Ajedrez de Villa del Parque.

“Soy investigador científico en el área de Ingeniería, en el CONICET. Allí trabajo desde 2007. Los primeros dos años lo hice como becario y luego, como efectivo”, comienza diciendo este hombre que vivió casi sus 44 años en Villa del Parque. Por estos días está embarcado en un proyecto que “fue pensado por el director del laboratorio Guillermo Artana y lo llevamos adelante en equipo con investigadores de Veterinaria de la UBA”, explica

Juntos. Juan (el tercero desde la izquierda), junto al equipo de trabajo del Conicet y Veterinaria.

¿De qué se trata? Responde tan rápido como cuando debe pulsar el reloj de ajedrez para no perder por tiempo: “es la ampliación de la capacidad de respiradores artificiales. Es decir que sean utilizados al mismo tiempo por dos personas”. El sistema necesita un circuito que no se contamine, por eso introdujeron una válvula que permite regular el caudal de aire que va tanto para una persona, como para la otra.

“Todos los elementos que le pusimos están aprobados para uso médico. Ya dimos varios pasos y ahora falta el aprobado del ANMAT. En principio lo dibujamos con un programa (el CAD), y luego utilizamos una impresora 3D”, contó. Esperando que todo salga tal cual lo pensaron, Juan empieza a relacionar la ciencia con el ajedrez. “Al igual que hacen los grandes maestros, cuando estudian las últimas novedades que hay en el tablero, nosotros tuvimos que leer las revistas internacionales, actualizarnos”, afirmó. Y agregó: “Al estudiar nos paramos en los hombros de otros grandes y podemos plantear bien un problema”.

En una de sus reflexiones, quien también es docente de la materia Transferencia de valor y masa, en la Facultad de Ingeniería, resume al asociar sus pasiones que: “en el ajedrez sino pensás a largo plazo te va mal. Para progresar hay que pensar a mediano y largo plazo. Y en Ingeniería hay que pensar parecido”. Y ahí nomás brinda un ejemplo claro ya que “estoy en un proyecto para que haya menor uso de combustible que haría un mundo más sustentable, aunque esto sería a largo plazo. Pero la lógica de las automotrices no lo ve así, no le interesa, ellos piensan en el corto plazo”. Por eso no extraña cuando deja una frase-deseo “en Argentina hay que apostar a largo plazo a la educación y a la ciencia”.
Antes de recordar que su abuelo también jugaba en el CAVP (Círculo de Ajedrez de Villa del Parque -y que jugó con quien actualmente es su presidente, el Maestro FIDE Gustavo Aguila-, D’ádamo cuenta que fue campeón de los escolares metropolitanos Sub 10 allá a mediados de la década del 80.

Al explicar cómo el juego ciencia ayudó a su carrera no duda y dice “el ajedrez me sirvió como científico. Porque en ambos espacios hay una búsqueda constante. En mi caso, y por mi nivel, el ajedrez es inagotable. Hay preguntas que responder todo el tiempo y aprendiendo ingeniería me sentí parecido”. También confirmó que “la tecnología complementó ambas actividades”. Y en estos días de aislamiento social obligatorio lo confirma más que nunca ya que, como tantos ajedrecistas, encontró la mejor solución: jugar torneos online por Internet.

Ajedrecista. D’ádamo piensa su próxima jugada. (Foto: Marcelo Hermida).

TOP 100 ARGENTINA

Archivos